Últimos temas
» Coming~ [Kousetsu]
Miér Sep 07, 2016 2:44 pm por Kousetsu Ryo

» Ultimam Voluntatem [Élite]
Sáb Ago 06, 2016 6:41 am por Invitado

» [Normal] ♕ Return Of Kings
Jue Ago 04, 2016 9:15 am por Invitado

» Beyond the stars - CAMBIO DE BOTÓN - NORMAL
Lun Jul 25, 2016 3:34 pm por Invitado

» Saint Seiya Rol {Afiliación Hermana}
Sáb Jul 16, 2016 12:44 am por Invitado

» Beyond the stars - NORMAL
Vie Jul 15, 2016 7:33 am por Invitado

» ▬ Registro de Fisicos
Lun Jul 11, 2016 12:53 am por Joshua Benoit

»  ▬ Registro de Grupo
Lun Jul 11, 2016 12:52 am por Joshua Benoit

» Sakoku [Afiliación hermana]
Lun Jul 11, 2016 12:43 am por Joshua Benoit

{TOPIC_TITLE}

{NAV_CAT_DESC}

{PAGINATION}

{L_VIEW_PREVIOUS_TOPIC} {L_VIEW_NEXT_TOPIC} {L_GOTO_DOWN}

{POLL_DISPLAY}

{postrow.hidden.MESSAGE}

{postrow.displayed.ICON} {postrow.displayed.POST_SUBJECT}

{postrow.displayed.L_MINI_POST_ALT} {L_TOPIC_BY} {postrow.displayed.POSTER_NAME} {postrow.displayed.POST_DATE_NEW}

  • {postrow.displayed.THANK_IMG}
  • {postrow.displayed.MULTIQUOTE_IMG}
  • {postrow.displayed.QUOTE_IMG}
  • {postrow.displayed.EDIT_IMG}
  • {postrow.displayed.DELETE_IMG}
  • {postrow.displayed.IP_IMG}
  • {postrow.displayed.REPORT_IMG_NEW}
+
----
-
{postrow.displayed.MESSAGE}
{postrow.displayed.switch_attachments.L_ATTACHMENTS}
{postrow.displayed.switch_attachments.switch_post_attachments.switch_dl_att.ATTACHMENT} {postrow.displayed.switch_attachments.switch_post_attachments.switch_dl_att.ATTACHMENT_DEL} {postrow.displayed.switch_attachments.switch_post_attachments.switch_no_dl_att.ATTACHMENT} {postrow.displayed.switch_attachments.switch_post_attachments.switch_no_dl_att.ATTACHMENT_DEL} {postrow.displayed.switch_attachments.switch_post_attachments.switch_no_comment.ATTACHMENT_COMMENT} {postrow.displayed.switch_attachments.switch_post_attachments.switch_no_dl_att.TEXT_NO_DL} ({postrow.displayed.switch_attachments.switch_post_attachments.FILE_SIZE}) {postrow.displayed.switch_attachments.switch_post_attachments.NB_DL}
{postrow.displayed.SIGNATURE_NEW}
{postrow.displayed.POSTER_NAME}
{postrow.displayed.POSTER_AVATAR}
{postrow.displayed.profile_field.LABEL} {postrow.displayed.profile_field.CONTENT}
{postrow.displayed.profile_field.SEPARATOR}
{postrow.displayed.contact_field.CONTENT}
{postrow.displayed.RANK_IMAGE}
{postrow.displayed.PROFILE_IMG} {postrow.displayed.PM_IMG}

{L_BACK_TO_TOP} {L_GOTO_DOWN}


{PAGINATION}

{L_VIEW_PREVIOUS_TOPIC} {L_VIEW_NEXT_TOPIC} {L_BACK_TO_TOP}

{S_WATCH_TOPIC}

- {PROMOT_TRAFIC_TITLE}
{L_FORUM_RULES}
{RULE_MSG}
{QUICK_REPLY_FORM}
{L_POST_NEW_TOPIC} {L_POST_REPLY_TOPIC}

{L_INDEX}{NAV_SEP}{L_ALBUM}{NAV_CAT_DESC}

{S_JUMPBOX_SELECT}
{S_SELECT_MOD}

{S_TOPIC_ADMIN}

Afiliados del Foro
Afiliados hermanos 1/5
Directorios y Recursos
Afiliados Elite 5/44

You´ve gotta get up and try {Priv. Victor}

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

You´ve gotta get up and try {Priv. Victor}

Mensaje por Aniel el Jue Jun 26, 2014 1:16 am


You´ve gotta get up and try
Factory / Laboratorios / 19: 55 hs. / Alpha

No tenía idea que hacía a esas horas de la tarde persiguiendo a aquel travieso Alpha por toda la fábrica; aquel travieso androide; porque sí que lo era, siempre solía escapársele a los guardias para infiltrarse en los lugares menos pensados para cualquier empleado de Toy Box; sin embargo era un hecho que Aniel siempre lograba dar con él fuese a donde fuese; quien sabe porque… quizás porque de alguna forma había aprendido a analizar y adelantarse a sus patrones de funcionamiento y por lo tanto ser capaz de pensar como él durante sus travesuras. Por algo como eso había terminado como niñera del Alpha para que no se hiciese ningún daño que terminarse arrojándolo a la oscura bodega de los Zero.

Con largos y veloces pasos caminaba por los pasillos con la curiosa idea de que quel chico en realidad estaba jugando a las escondidas con él, si, era de buen conocimiento del rubio que el peliblanco se le había sido designado como niñero temporal hasta que alguien quisiese comprarle. En qué cosas terminaba Aniel por querer ayudar a los empleados, justamente luego de que el señor Ming le hubiese regañado por desgastarse de más en labores diarias con ellos… quizás jamás hallase alguien que quisiese comprarle, ¿estaría acaso perdiendo las esperanzas? ¿Y qué sabía él como androide de eso llamado esperanza?

Afiló la mirada cuando vio la ágil figura del otro androide correr hacia una puerta en concreto; el laboratorio, posiblemente a esas horas ya no hubiese muchas personas en aquellas zonas, pero hubiese o no, eso no hacía la diferencia. Lo sabido era que allí dentro el travieso androide tendría bastantes sitios donde esconderse para jugar con él al gato y al ratón… vaya, si que había estado leyendo dialéctica humana los últimos días.

-Vaya…-se dijo para sí mismo deteniéndose tras la puerta, colocando la palma de su mano sobre la cerradura electrónica que consistía en un pequeño panel que reconocía la presión de una mano humana… o mecánica. Al ingresar dio una rápida recorrida con la vista a los primeros rincones, nada, quizás hubiese llegado más lejos aún, ingresando en los laboratorios privados. Comenzó a caminar entonces mirando detenidamente cada sombra que pudiese tener la forma de aquel androide, adentrándose en un largo pasillo donde varias puertas daban a pequeños laboratorios. Ingreso en el primero, nada, volviendo a salir ingreso en el segundo, nada.

En la tercera puerta permaneció apenas bajo el umbral de la misma, observando el sitio en silencio; sin embargo un pequeño ruido de desconocido origen capto su atención rápidamente, se oía como si algo… o alguien… ¿se arrastrase? ¿Allí dentro? Inevitablemente curioso, dio cortos pasos buscando con sus ojos el origen de aquellos ruidos y fue tras rodear una mesa que halló a un hombre joven tirado en el suelo, boca abajo e intentando levantarse sin aparente éxito. Más allá, a uso metros de él, una silla de ruedas parecía haberse deslizado por si sola hasta chocar contra un macetón que contenía una planta de hojas finas.

-¿Se encuentra usted bien? –pregunto, acercándose de inmediato al hombre, observando entonces su rostro, era joven por lo que podía ver, pero parecía haber algo mal con sus piernas, la forma en que se movían y parecían carecer de fuerzas, no era natural, ni mucho menos normal. Se acerco entonces al de cabello cenizo con una suave sonrisa y bajando una rodilla para estar más cerca del suelo lo tomo de debajo de los brazos para girarlo boca arriba- ¿Se ha herido? –pregunto entonces viéndole, llevando una mano hacia la frente ajena para correr suavemente las finas hebras de su flequillo, observando en su pálida piel un pequeño corte- Déjeme llevarle hasta la silla y atendemos eso…-comento de forma suave, pasando sus mano por la espalda ajena y la otra hacia debajo de sus piernas, poniéndose de pie entonces con el desconocido entre los brazos; no diría nada al respecto, pero sabía bien que aquel joven no era capaz de caminar.



• Let me see the truth in your eyes •
avatar
Androide : ¿Eso es posible?

Amo : Victor Ryoma

Pareja : Mmm no.

Mensajes : 47

New User
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: You´ve gotta get up and try {Priv. Victor}

Mensaje por Ryoma Victor el Lun Jun 30, 2014 12:40 am

Desde bastante temprano, Victor trabajaba en la elaboración y armado de varias de las partes básicas de un androide que, al parecer, había requerido algún importante cliente, con un detallado bastante específico de lo que pretendía. Por un lado cualquier especificación distinta a un comportamiento o requerimiento específico por estar destinado a alguna función en especial no le resultaba demasiado útil a la hora de considerarlo, después de todo, por un lado su trabajo resultaba ciertamente repetitivo, el funcionamiento y composición “base” para cada androide no resultaban especialmente distintos en unos y otros, sobre todo al tratarse de un tipo “no personalizado”, es decir, más de no ser un Sigma; pese y a excepción de que cada androide tenía algún detalle al menos especial, fuere más o menos notorio.

Volteó a buscar una de sus herramientas, más accidentalmente la rueda izquierda de su silla chocó contra la mesa haciendo que una de las piezas que estaba utilizando rodara hasta caer al suelo; soltó un suspiro acercándose suficiente para poder agacharse y recogerla, e ignorando el ruido de la puerta abriéndose, suponiendo que sería algún otro trabajador o alguien más listo para darle otro breve discurso sobre los androides como ayuda, tal y como venían haciendo desde hacía un par de días al insistirle que consiguiese alguno, sin embargo, se equivocó. En un breve instante, alguien pasó, literalmente, sobre él, y no nos referimos al esquivarle como a un obstáculo, saltando por encima este, sino, al hacerlo apoyándose en él para impulsarse y continuar su camino; claro está, aquello produjo que callera golpeando con fuerza contra el piso, pues simplemente, no estaba preparado para ello i en lo más mínimo; y por si no hubiese sido suficiente con eso, su silla salió impulsada hacia atrás, alejándose de su alcance. El golpe le aturdió un par de minutos, más se enderezó un poco, suficiente como para ver a “su agresor” pasar corriendo de un lado al otro y atravesar una de las puertas en la parte trasera de aquella sala.

Genial – Sentenció entre dientes con evidente ironía; al menos ahora tenía a alguien a quién culpar por ello además de sí mismo, sin embargo, primero tenía que llegar hasta su silla al menos antes de pensar en algo más. ¿Intentar pararse hasta allí? Obviamente esa no era una opción, siquiera valía la pena intentarlo, así que simplemente optó por arrastrarse hacia allí, al menos hasta poder alcanzar algún lugar dónde apoyarse y “evaluar la situación” quizás. No era demasiado débil, al menos no para hacer aquello, tal vez porque ya estaba acostumbrado a que eso le pasaran… o bueno… no exactamente el que alguien pasase sobre él como si pretendiera usarlo de cama elástica, eso sí era nuevo, sino el terminar en el piso por uno u otro motivo.

De pronto escuchó cómo alguien se dirigía hacia él. – Si, estoy bien ¿Acaso no se nota? – Por un lado, su afirmación la dio de forma verídica; estaba bien, “normal” al menos, sin embargo, su pregunta no dejó de contener un toque de ironía, leve, pero presente. – Ya dije que estoy bien – Repitió en cuanto este le volteó, volviendo a cuestionarle, esta vez, por si estaba herido. Le observó, o más bien analizo, por un instante ¿qué hacía aquél androide allí? Porque bien le reconocía como uno, al igual que había podido notar, lo era el “niño” que había entrado poco antes en la habitación. – Estoy bien así, puedo arreglármelas sólo, así que puedes bajarme ya. No necesito ayuda. – Sentenció de forma directa y con convicción, incluso cuando no hizo ningún “movimiento brusco” para soltarse; de hacerlo, se precipitaría al piso… Pero, bajo ese razonamiento ¿De qué servía estarle diciendo que le dejara una vez más sobre el piso? No tenía mayor coherencia, y aún así lo era lo que estaba haciendo…

En cuanto acabó una vez más, como de costumbre, sentado en la silla cerró sus ojos, la manejó a un lado y se volvió a acercar a la mesa, dónde había dejado abierto su computador. – No ha sido nada; pero si quieres “ayudar a alguien” ¿qué tal si mejor no vas tras ese Alpha y le atrapas antes de que pueda continuar saltando sobre las personas a gusto?... Aún no comprendo cómo a alguien le interesaría comprar un androide con sus características. – Comenzó a teclear a prisa, cobrando una velocidad que hacía denotar su habilidad y experiencia, ¿qué pretendía? Simple, rastreaba a aquél Alpha que había pasado por allí momentos antes, ayudado por la propia seguridad que tenía el edificio; por supuesto, no se supone que tuviera libre acceso a esta, pero ya no era un secreto que se tomaba esa libertad por cuenta propia. – Te tengo – Esbozó una leve sonrisa en cuanto le encontró, y notó que se había encerrado por sí sólo; simplemente se encargó de dejar aquella puerta bien asegurada para que no saliese de allí hasta que alguien fuese por él. Hecho eso, volteó una vez más hacia aquél androide peliblanco que le había ayudado y al que había ignorado completamente hasta ese momento. – ¿Has dicho algo? – Ciertamente no tenía idea si había sido o no así. – ¿Qué haces en esta sección? – Había vuelto su atención hacia este, aun posponiendo el trabajo que realizaba antes de que todo pasara. – Te me haces familiar… en todo caso ¿Es que alguien te ha enviado aquí por algo?
avatar
Mensajes : 25

New User
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: You´ve gotta get up and try {Priv. Victor}

Mensaje por Aniel el Miér Jul 02, 2014 9:38 pm

Observó detenidamente al joven que había encontrado en el suelo; sus expresiones, el tono de su voz, lo molesto que parecía sentirse con la idea de ser ayudado… de alguna forma terminó ampliando esa sonrisa que había iniciado por cortesía y que ahora se hacía más notoria por simple gracia hacia la situación. No era que se riese del joven por su incapacidad, no, sino que le hacia un poco gracia la forma en que se tomaba las cosas, parecía ser de esas personas tercas hasta la médula, no le había tocado aún convivir con alguna así.

-No voy a dejarle nuevamente en el suelo si ya lo he tomado en brazos, por favor déjeme llevarle hasta su silla. –fue todo lo que dijo, caminando con el joven en brazos hasta la silla de ruedas en donde le deposito con cuidado, para ver como éste de forma inmediata ponía en funcionamiento las altas rudas de ésta y así dirigirse hacia la mesa de trabajo sobre la cual había varios materiales esparcidos y una computadora.

-En realidad era eso mismo lo que estaba haciendo…-comento siguiendo al hombre, deteniéndose detrás de la silla para observar como tecleaba velozmente, aparentemente usaría el sistema de seguridad para atrapar al travieso androide- Bueno eso es cosa de gustos en realidad, para cada ser humano hay un tipo más apto de androide…-comento sin esperar una respuesta en realidad, viendo como lograba encerrar al Alpha dentro de un cuarto sin salida más que esa misma que él había logrado sellar. Entonces mientras el joven acababa su trabajo camino tranquilamente hacia un pequeño armario en dónde tenía conocimiento debería haber un botiquín de primeros auxilios, y se acercó a la mesa haciendo un poco de lugar en ella para apoyar el botiquín, solo empujando un poco algunas cosas con cuidado de no arruinar nada.

-Nada de importancia…-respondió con una suave sonrisa mientras abría con cuidado el botiquín, extendiendo las pequeñas plataformas que este tenía y en la cual se guardaban los productos que pudiesen resultar necesarios en una curación sencilla- He llegado hasta aquí tras ese Alpha que acaba de encerrar… por cosas de la vida he terminado siendo asignado como su niñera… o algo por el estilo…-comento mientras sacaba un pequeño paquetito de gasitas estilizadas y una pinza, dejándolas a un lado- Quizás mi aspecto le resulte familiar por habernos cruzado algunas vez en los pasillos de Toy Box, llevo aquí más de un año… considero que no resultaría extraño dado el caso…-comento mirando fijamente el pequeño trozo de gaza que envolvía en la punta de la pinza con sumo cuidado, observando luego al de cabellos cenizos con una suave sonrisa- Limpiare el corte que tiene en la frente, así podrá trabajar sin mayor molestia señor Ryoma…-comento hundiendo la pinza en un pequeño frasquito de peróxido de hidrógeno, tomando luego la silla para moverla levemente y así inclinarse sobre él.

-Con permiso…-con sumo cuidado colocó la gasita húmeda sobre el pequeño corte mientras con su otra mano apartaba ligeramente los flequillos ajenos; tenía bastante presente que el otro había repetido una y otra vez que estaba bien, pero él, con su carácter no podría dejar las cosas así como así, aunque fuese algo tan simple y sencillo como eso, le molestaría si se infectase luego con algún material del laboratorio- Esta listo… no fue nada ¿cierto? –sonrió suavemente al joven para después buscar en el botiquín una pequeña vendita que aplico con sumo cuidado, finalizando la limpieza y tapado del pequeño raspón; procediendo entonces a cerrar el botiquín y volver a guardarlo en el sitio de donde lo había sacado.

-Bien, entonces… ahora mismo iré en busca de Usagi…-anotició al joven de sus intenciones para iniciar camino hacia el laboratorio en donde vio que el otro androide había sido encerrado, Usagi, bien llevaba ese nombre por ser escurridizo y saltarín por lo que había podido apreciar; más aún era su modelo de esta forma, parecía ser un androide bastante apto para jugar con niños.



• Let me see the truth in your eyes •
avatar
Androide : ¿Eso es posible?

Amo : Victor Ryoma

Pareja : Mmm no.

Mensajes : 47

New User
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: You´ve gotta get up and try {Priv. Victor}

Mensaje por Ryoma Victor el Dom Jul 06, 2014 6:20 pm

No sólo Victor había notado lo ilógico de decir que le bajara entonces, Aniel también lo había notado, y lo demostró en sus palabras; quizás eso era lo que le hizo omitir cualquier otra queja. Tampoco atendió al comentario respecto a los androides, quizás siquiera lo escuchó, y por fortuna, pues seguramente habría tenido más de una objeción.

Observó cada acto del contrario al tiempo que escuchaba sus respuestas de forma casi inexpresiva, aunque ciertamente le causaba algo de curiosidad – Así que más de un año… Eso puede volverlo factible – Además de que no era tan común que viese demasiado a menudo a los androides una vez terminados, si bien se informaba ocasionalmente de los registros de algunos desde su ordenador; era algo interesante por leer cuando estaba totalmente aburrido. – No es necesario eso; estoy bien, no tienes que hacerlo. – Se adelantó a las intenciones del otro, muy evidentes en cuanto a lo que pretendía, continuando luego con el tema previo pese a que no parecía que fuese a hacerle caso al respecto. – ¿Por qué un Sigma llevaría ya más de un año en Toy Box? Ya son creados bajo las especificaciones de un cliente, y sí que son específicos algunos, no es común que los dejen aquí tanto tiempo, y por cómo ha sonado no parece que pertenecieras a alguien que trabaje en el lugar. – Victor ya podía hacerse una idea sin necesidad de realizar sus preguntas, y por si eso no fuese suficiente, se dedicó en no más de medio minuto, a buscar los datos pertinentes al androide frente de sí, con eso era suficiente para saber lo que quisiese, y aun así, esperaba una respuesta. – Que no lo necesito; estoy bien, eso no ha sido nada. – Insistió inútilmente, puesto que mientras que lo hacía prácticamente el contrario había puesto ya manos a la obra. – Así que sabes mi nombre; observador – Fue lo único que dijo a continuación.

Desvió su rostro a un lado cerrando los ojos – Nada o no, no era necesario, te lo dije, estaba bien. Y si lo hubiera sido bien podría haberlo hecho por mi cuenta. – Ciertamente, estaba acostumbrado a golpes de aquél tipo, o incluso peores, y era verdaderamente raro que llegase a prestar atención a alguno. Sin embargo, le resultaba curiosa e interesante la manera en que aquél insistía en curarle incluso cuando él mismo se negaba alegando la falta de necesidad de aquello; probablemente ese fue uno de los factores que sacó a relucir el que notase se trataba de un sigma, entre otros; y aun así le resultaba suficientemente particular como para llamar su atención.

No necesitas hacerlo ya Aniel; he dado aviso de dónde se encuentra – Aclaró; después de todo, nada lograba con dejarle encerrado hasta que alguien más abriese la puerta y le dejara ir sin saberlo. – Pero si piensas ir… – Buscó entre algunas de las cosas que estaban sobre la mesa y tomó un pequeño aparatito similar a un láser, arrojándoselo de forma suave para que lo atrapase – Si no lo apuntas en la dirección equivocada no deberías tener inconveniente; te servirá para detenerlo, y asegurarte de que no vuelva a escapársete corriendo por ahí. – Mencionó con total calma ya listo para volver a su trabajo, arreglando las cosas una vez más sobre la mesa. – No le causará ningún daño, sólo detenerle, pero ten cuidado de no usarlo al revés o te afectará a ti – Probablemente no era necesario aclarar eso, pero prefirió no dejar nada al azar – Luego de devolverle a la tienda, puedes venir a devolverme eso; tal vez incluso puedas darme una mano con esto – Señaló las piezas que tenía frente sí – No me molestaría adelantar más de la cuenta hoy, podría probar que tanto de cierto tiene lo que me han dicho… Aunque seguro prefieras esperar en la tienda a que llegue alguien que pueda disponerse a adquirirte…

No se molestó en decir mucho más, simplemente comenzó a poner su concentración una vez más en ensamblar aquellas pequeñas piezas y armar aquellos circuitos en los que había estado trabajando cuando el pequeño intruso irrumpió y le distrajo más de lo que él mismo se había distraído al tirar una de las piezas; claro, de no haber sido el Alpha, quizás hubiese encontrado un modo de acabar en el piso de todos modos, pero al menos por aquella vez tenía una buena razón que le excusaba. No tenía idea el por qué le había propuesto le diese una mano, pero ciertamente le había resultado un androide suficientemente curioso como para hacerlo, no obstante, esperaba al menos que le devolviese aquél aparato.
avatar
Mensajes : 25

New User
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: You´ve gotta get up and try {Priv. Victor}

Mensaje por Aniel el Dom Jul 13, 2014 6:44 pm

Lo sabía, sabía bien que no era para nada normal que un Sigma siguiese en Toy Box luego de haber pasado ya un año de haber visto la luz artificial del laboratorio en el que había “nacido”, por primera vez. Lo sabía, los Sigmas nacían con un propósito, con un trabajo que por ellos esperaba y para lo que eran creados a fin de cuentas, pero para él… su propósito se había desvanecido con la muerte de su dueño, y sin embargo, de alguna extraña forma había logrado no perder la esperanza, no del todo… o al menos había sabido mantenerla intacta durante poco más de un año.

-No pertenezco a nadie en realidad, podría decirse que de momento sigo siendo de Toy Box, en todo caso…-comento mientras acomodaba las cosas dentro del botiquín con toda tranquilidad- El que sería mi dueño falleció antes de poder retirarme, así qué… aquí sigo aún esperando a que alguien más pueda necesitar mis servicios. –comento cerrando la puerta del armario para regresar hacia donde el joven se encontraba- Tan sencillo como leer la etiqueta que lleva puesta. –comento dejando escapar una pequeña risilla.

-No creo que sea necesario crear una discusión por el asunto señor Ryoma, lo hecho, hecho está y a fin de cuentas ha sido por su bien… si se le hubiese olvidado podría significarle un contratiempo más tarde. –sentenció convencido de aquello con intención de dejar el tema; y es que de momento parecía haber algo más urgente, lo cual resultaba ser dar con aquel travieso androide que al parecer seguía encerrado convenientemente en aquel cuarto. Hacia allí se encaminaría, sin embargo el llamado ajeno le hizo detener el paso, girándose para observarle y atrapar entre sus manos el pequeño aparatito que le había sido lanzado desde la zona central de aquella sala, escuchando las indicaciones ajenas mientras observaba aquel pequeño tubito dorado, encontrando con el pulgar el pequeño interruptor que lo ponía en funcionamiento.

-Se lo devolveré de inmediato. –asintió con un gesto amable, sonriendo después con las siguientes palabras del joven de cabello cenizo; no tendría en realidad inconveniente alguno de ayudarle en lo que pudiese necesitar, de todas formas a esas horas la tienda estaba pronta a cerrar sus puertas hasta el día siguiente, y él, como cada noche, debería dirigirse a los depósitos en donde aguardaba la llegada de un siguiente día. No sería malo entretenerse en algo distinto, lo que suponía ayudar a aquel joven en lo que pudiese necesitar; después de todo solía ayudar a los empleados en todo lo que fuese capaz, era una buena forma de no aburrirse viendo el tiempo pasar.

-Llevaré a Usagi a su sitio y regresaré, con gusto le ayudaré en lo que necesite. –respondió de forma serena, iniciando su camino hacia aquella habitación entonces, colocando su palma sobre el panel de la puerta para abrirla, viendo como enseguida el chico rubio corría hacia él con intenciones de escapársele, pero fue más rápido en apuntarle con aquel pequeño aparato, accionándolo y viendo como al instante el otro androide detenía bruscamente cada movimiento; habiendo caído al suelo si él no hubiese podido alcanzarle para sujetarle con ambos brazos justo a tiempo.

-Te tengo. –maniobrando con él lo llevo sobre su espalda donde calculó sería más fácil cargar su peso; sabía bien que aquello suponía un exceso de uso para sus componentes siendo que aún no había sido vendido, pero ¿Qué más podía hacer? A pesar de todo seguía sintiéndose al 100% de sus capacidades y tal. Llevó entonces el pequeño androide hacia el sitio en el que debería estar y tras recibir la sugerencia de almacenarse ya hasta el día siguiente, les pidió a los empleados que de aquella zona se ocupaban, le dejasen un tiempo más pues había algo que debía hacer. Lo cierto era que Aniel por buen comportamiento y amabilidad se había sabido ganar la confianza de todos y cada uno de aquellos empleados, por lo que a pesar de que no fuese lo más ortodoxo, aún así le daban ciertas libertades con las cuales quizás otros androides no contaban.

-He vuelto…-comento cuando tras volver a cruzar la puerta del laboratorio n˚ 3, le encontró allí aun en su trabajo, detrás de aquella mesa repleta de cosas encimadas y desparramadas a la vez- ¿Necesitaba que haga algo en específico? –pregunto, acercándose a él, tomando una silla que estaba en una punta de la mesa para llevarla hacia donde se encontraba el joven y así sentarse a su lado- Me resulta instructivo y sobre todo entretenido, hacer algo diferente de vez en cuando…-comentó observando los materiales esparcidos sobre la mesa- Por cierto... aquí tiene. -agregó, buscando en el bolsillo de su abrigo el pequeño aparatito que le había sido prestado anteriormente.

[Off: Siento la tardanza ><]



• Let me see the truth in your eyes •
avatar
Androide : ¿Eso es posible?

Amo : Victor Ryoma

Pareja : Mmm no.

Mensajes : 47

New User
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: You´ve gotta get up and try {Priv. Victor}

Mensaje por Ryoma Victor el Sáb Jul 19, 2014 1:04 am

Lo sé; pero es interesante el escucharlo; he aprendido que uno nunca sabe lo que pueda encontrarse aquí. Un alfa invadiendo lo laboratorios, un sigma sin dueño; hay que estar listos para todo – Mencionó, haciendo igualmente caso omiso al comentario referente al haberle curado, claro que no valía la pena malgastar el tiempo hablando de ello, no podía negarlo, y ciertamente, aunque dudaba que le fuese un impedimento o contratiempo, probablemente lo más lejos que podría haber llegado es a pasarse un pañuelo o lavarse la cara cuando ya hubiese pasado un buen tiempo, era descuidado y estaba acostumbrado a ello.

Le escuchó decir que llevaría al Alpha, de nombre Usagi al parecer, y regresaría, más no hizo demasiado énfasis ni gesto alguno y para entonces, tras haber acabado de decir cuanto tuvo por decir, regresó a lo que estaba haciendo antes de ser interrumpido. Dejó sus instrucciones básicas de lo que se supone pretendía lograr, instrucciones escasas y muy breves y concretas para ser precisos, pues la mayoría lo tenía ya en su mente, y siguió uniendo piezas y circuitos. Mucho le habían dicho que un androide podía ser de ayuda, y si bien no estaba en sus planes poner a prueba esa teoría ¿Qué más daba entonces? Además, comenzaba a sentir cierta curiosidad por saber qué tan bien se adaptaba aquél sigma a cosas más allá de para lo que había sido creado, pues por algo seguía en venta, significaba, a su parecer, que no habría de ser tan malo en lo que fuera que pretendiesen asignarle. La curiosidad siempre le había movido de algún modo, aunque no la mostrara de la misma forma que la gran mayoría de las personas; y esta vez no era la excepción; si bien comúnmente prefería evitar la cercanía de personas e incluso androides, prefería su “mundo cibernétco” como compañía, al igual que el trabajar sólo, probablemente por fuerza de costumbre; no obstante, ya había hablado, así que del mismo modo buscaba el “lado bueno” a cambiar aquello aunque fuere una vez.

Que sea algo específico depende de ti – Mencionó aún concentrado en lo suyo, dando tiempo a que el contrario pudiese sentarse; no podía saber qué tan bien se le daba qué, de modo que no sabía si podía o no hablarle de algo más genérico o específico. Tomó el objeto que le devolvía y lo guardó sin más en uno de sus propios bolsillos – ¿Te ha servido? – Cuestionó primeramente, haciendo un lugar más cerca a su ordenador. – Veamos; ¿Qué tan bien conoces el funcionamiento de los androides? Me refiero al detalle, no tan genérico. – Aclaró aquello último antes de dejarle tiempo a responder. Luego aguardó un instante – Aquí está la información básica; está explicado de una forma simple, así que no creo que tengas problema con eso. – Hizo una pausa mientras ponía su vista en la parte del trabajo que ya había acabado – Suelo primero acabar el trabajo y luego revisar todo, hacer el control y reparar o rehacer lo que sea que haya tenido algún tipo de faya o no alcance el nivel de calidad deseado; sin embargo a fin de cuentas no deja de ser una pérdida de tiempo, escasa, pero existente; así que estaría bien si pudieras hacer el control. ¿Eso está bien para ti?

Puedes usar mi ordenador para buscar algo si es que lo necesitas, hay información suficiente y aún más allí como para que encuentres lo que quieras, e incluso accedas a dónde gustes, al menos si tienes algo de conocimiento al respecto de cómo trabajar en ello – El límite de la información usable que guardaba allí estaba sólo dado por el límite de la habilidad del usuario, al menos para él, aquello le servía tanto como las más sofisticadas computadoras y aparatos en general combinados, pero claro, de más joven se la había ingeniado incluso con computadores mucho menos avanzados que ese. De todos modos, incluso a sabiendas que tenía bastante bien guardado lo que le interesaba guardar con seguridad al menos, no solía dejar que nadie tocase su computadora, nunca sin su permiso, y extrañas y por demás específicas eran las veces que lo permitía, no obstante, esta vez cedió en aquello a conciencia. – Si quieres decir, o más bien preguntar lo que sea sólo hazlo, no tengo problema en responder cualquier cosa.

Confiaba que podría hacerlo, o al menos creía que no era algo difícil, no obstante, por un lado como precaución, y por otro a modo de saber qué tan bien se le daba, entre todas las piezas ya ensamblada y demás, había dejado algo con un sutil defecto, uno que incluso era posible que, de no tener cuidado, habría quienes pasaran por alto o incluso ignoraran; simplemente quería asegurarse que, de encontrar eso, podría haber encontrado otra falla mayor o igual, y por qué no, intentar ver si podía repararlo si es que lo detectaba, diciéndole entonces que lo hiciera si le parecía posible de ser que se lo preguntase, de ese modo también podría saber qué tan bien se llevaba con ese tipo de trabajo.

Guardó silencio un instante, aguardado a que el ambiente comenzase a asemejarse a un ambiente de trabajo antes de decir algo más, iniciar una especie de conversación distinta. – Hubo muchas especificaciones respecto a ti; con más de un año aún crees que haya posibilidades de que llegue alguien que quiera adquirirte. Después de todo, la probabilidad de que alguien venga en busca de precisamente lo mismo que quería el cliente que te encargó son casi escasas, y si buscan un modelo en específico las probabilidades siguen siendo bajas, ni hablar si está en ellos la posibilidad de encargar un sigma bajo indicaciones propia. – Hablaba con total calma y normalidad, sin prisa alguna, como si entablara una conversación respecto al clima o a los movimientos que ocurrieron aquella semana; pero simplemente, deseaba sesear su curiosidad, y el tacto para medir qué o cómo decir algo era sumamente escaso en él, más aún en casos sí, en los que simplemente solía soltar sus pensamientos con total sinceridad. – En mi opinión sería incluso más probable que consiguieras un dueño siendo ofrecido como Zero, que como sigma, sin importar lo reconocido que estos puedan ser.


[Off: No hay problema, igualmente me disculpo, la universidad y el trabajo me acosan (?)]
avatar
Mensajes : 25

New User
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: You´ve gotta get up and try {Priv. Victor}

Mensaje por Aniel el Lun Jul 28, 2014 12:49 am

Que realmente fuese extraño, lo era, para que negarlo, si era popularmente conocido que los sigmas nacían con un propósito, con un trabajo pre asignado, con algo que debían cumplir; Aniel había nacido con un propósito, podría decirse, pero las circunstancias de la vida de los mortales le había arrebatado de las manos esta oportunidad. Y ahora estaba allí, caminando por los largos pasillos de Toy Box con un Alpha sobre su espalda, llevándolo a la zona de almacenaje donde este debería haber estado hacia bastante tiempo ya… al igual que él mismo.

Al regresar se sentó a su lado, observando con ligera curiosidad lo que el peliplateado tanto tecleaba en aquel ordenador; parecía ser un hombre muy comprometido con su trabajo a pesar de su “condición” y de la escasa edad que aparentaba; si, quizás le hubiese estudiado ligeramente los pocos segundos que se había tomado para observarle. Tras sus primeras palabras le vio guardar el pequeño aparatito que le había sido confiado minutos antes y asintió con un ligero movimiento de cabeza ante la pregunta ajena.

Si, le agradezco. ─completó con una afirmación, viendo como luego de esto se tomaba el tiempo de apartar algunas cosas haciendo un espacio en el escritorio, escuchando sus palabras para terminar asintiendo una vez más en un gesto amable─ No podría decir que soy un erudito en el tema, pero tengo buena capacidad de aprendizaje…─explicó tras las palabras ajenas, acatando después a lo que enumeraba acerca del procedimiento que utilizaba en su trabajo─ Entiendo. ─dijo apenas, llevando una mano a acariciar su barbilla en una expresión ligeramente pensativa mientras escuchaba de forma realmente atenta todo lo que el otro tuviese para decirle─ Creo ser capaz de cumplir con esa parte del trabajo, solo necesitaría familiarizarme con los modelos de androides que han sido trabajados hoy y las características de aquellos que han pasado ya a los salones de los estilistas… por lo general me desenvuelvo en aquel sitio con mayor regularidad así que… les he visto llegar…─comentó dejando luego aquellas palabras en el aire, observando el ordenador que tenía enfrente para acercarse a él inmediatamente─ Quizás resulte grato ver como soy por dentro…─comentó con una pequeña sonrisa, si bien el conocía de su propia anatomía a causa de sus mismos sensores internos, siempre habrían detalles sobre los cuales pudiese hilar más fino─ El uso de un ordenador es uno de mis conocimientos más básicos puesto que amo la tecnología, pueda pensarse que esto es irónico o no… quizás resulte gracioso…─comento mientras colocaba sus finos dedos sobre el teclado, iniciando un rápido recorrido por la información que guardaba el disco duro de aquel ordenador; una de sus mejores cualidades era leer de forma asombrosamente rápida, muy por encima de la velocidad que pudiese alcanzar cualquier ser humano, claro estaba.

No tengo interrogante alguno por el momento…─comunicó al otro dedicándole una suave sonrisa en el momento en que hacia una pausa en la lectura de aquellos expedientes, tras esto se dedicaría a leer en un completo silencio y en poco tiempo haberse informado lo suficiente como para cumplir con lo que el joven le estaba pidiendo. Dejó entonces el ordenador a un lado y se acercó a tomar el primer conjunto de fichas; no había nada fuera de lo normal en ellas, estaban correctas. Lo cierto era que tras leerse aquella jugosa cantidad de información podría decir que ahora guardaba en su base de datos valiosa información acerca de la anatomía de los androides y de los componentes que cada tipo llevaba dentro, era de suponerse que tratándose de un Alpha, de un Psi, un Delta, o algo más… los componentes internos pudiesen variar según las capacidades requeridas y el año de fabricación de la unidad. Resultaba fabuloso en algún punto, y en otro punto le dejaba ver también cuanto se diferenciaba el mismo de un humano… y observo efímeramente a quien tenía al lado, un joven de carne y hueso con pulmones que respiraban, con un corazón que latía, si… sabía muy bien que eso era algo que él jamás sería capaz de experimentar. Pero eso solo hacía que amase un poco más a la humanidad, porque ellos no habían sido la creación de nadie, no, ellos habían nacido por un accidente natural que había resultado en una de las existencias más hermosas… y destructivas que podía haber sobre la tierra. Los humanos y toda la naturaleza en si eran admirables, tan perfecta e imperfecta al mismo tiempo; única y fascinante.

Lleva la verdad en sus palabras, debo suponer…─comentó tras las palabras ajenas, mientras giraba entre sus largos dedos un conjunto de fichas en la cual se encontraban adosadas varios chips, añadiendo luego la pequeña formación junto a las demás que había considerado correctamente ensambladas─ No es de extrañarse que haya sugerido por mi cuenta una rebaja en el precio final que me compete… supongo que estoy consciente de la realidad, o al menos lo estoy más consciente ahora de lo que lo estaba hacía un año atrás…─comento viéndose extrañamente serio de repente─ Cuando apenas comenzaba a conocer el mundo, cuando vi la luz del sol por primera vez… verla por uno mismo no es igual que cualquier imagen que pueda guardar en mi base de datos, ciertamente…─añadió mientras revisaba un nuevo conjunto de fichas, esta vez más grande y con una asociación más compleja, posiblemente algún tipo de sensor de alguna clase.

Quizás tenga usted razón…─comento desviando su mirada hacia la mesa, buscando una pequeña partecita que en aquella agrupación parecía estar faltando, tomándola de la mesa con sus dedos para observarla largamente─… sin embargo aquí me ve, funcionando al cien por cien aún después de un año completo, y no han tenido razones para trasladarme a la bodega de los Zeros, ¿Qué podría hacerse ante esto? ─pregunto sin esperar algún tipo de respuesta en realidad, encajando la fichita en el lugar que le correspondía─ No parece viable el auto infringirme algún daño para poder ser desechado… ¿o sí? ─preguntó entonces alzando la vista hacia el contrario, quedándosele viendo unos segundos para después bajar la mirada hacia la mesa nuevamente─… no queda más que solo esperar. ─finalizó con aquellas palabras justo en el momento en que tomaba un pequeño conjunto de microfichas y tras darle varias vueltas al asunto y permanecer en un completo silencio unos cuantos segundos, volvió a alzar la vista hacia el peliplateado y con ligera curiosidad señalo el conjunto─ ¿No cree que si lo asociamos de esta forma esta pieza sería más funcional? ─pregunto mientras mantenía uno de sus dedos índices sobre la zona que él creía que podría traer algún tipo de conflicto luego─ Si no me equivoco este equipamiento es parte de un Delta, creo que de esta forma se protegería mejor la memoria…─expuso su opinión, dejando levemente atrás el tema de su futuro ¿Qué podrían depararle los días venideros? No podría el saberlo, quizás nunca saliese de aquel lugar, quizás solo pasase el tiempo hasta que realmente fuese un modelo tan antiguo que siendo descontinuado terminarse a razones de mayor fuerza visitando la bodega de los Zeros; no es que le pareciese tan malo después de todo, no cuando había muchos otros que serían igual que él de esa forma…


[Off: Hahaha animo!~ >:3]



• Let me see the truth in your eyes •
avatar
Androide : ¿Eso es posible?

Amo : Victor Ryoma

Pareja : Mmm no.

Mensajes : 47

New User
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: You´ve gotta get up and try {Priv. Victor}

Mensaje por Ryoma Victor el Lun Ago 11, 2014 7:15 pm

Escuchaba con cierta atención, una muy disimulada y que no llegaba a demostrar, cada respuesta del otro ante toda indicación e informe que daba. “Buena capacidad de aprendizaje” era más que suficiente, después de todo, incluso para los androides eso debía ser lo básico, al igual que para un humano, su desempeño era determinado por el poder de asimilar información y aplicarla luego; los humanos aprenden según las situaciones, y algo que le resultaba fascinante de los androides era que para ellos se volvía esto igual de indispensable, puesto que a diferencia de un ordenador cualquiera, debía tomar decisiones y actuar, incluso en base a una programación previa, con un grado de independencia que podía hacerle imposible el requerir y obtener información de terceros directamente, y mucho menos actuar solo con el grado de conocimientos que estos ofrezcan sin asimilación propia. Era este tipo de similitudes, una tecnología que podía incluso permitir tales niveles de actuación aunque fuesen simplemente la combinación justa de programas y piezas lo que lo lograsen, y vaya que él sabía de eso, algo de lo que le llevaba a trabajar allí, que seguía llamando su atención después del tiempo que llevaba en ese lugar… – Es similar a un humano que estudie sobre su propia anatomía, y aunque casos muy diferentes en ciertos puntos, puedo decir que tienen un grado cierto de complejidad similar. – Afirmó aquello sin demasiado énfasis, pero con certeza de lo que decía, después de todo aunque hiciese ya bastante de ello, si había leído de sobra sobre la anatomía humana, e incluso sobre un sinfín de cosas más relacionadas a esto, como enfermedades, enfermedades hereditarias, mutaciones, y mucho más, sólo y simplemente por sus ansias de conocimiento.
Creo que está bien; es útil sin lugar a dudas. Si sólo conocieses lo más complejo carecería de sentido… Lo veo como algo imprescindible, nada de lo que has mencionado. – Tal vez su sentido del humor o lo que podría ver irónico no era como otras personas que sí podrían haberlo encontrado de tal modo, pero para él pasaba por lo normal, o quizás incluso lógico, aunque curioso sí, sin dudas; después de todo, en algo como ello comenzaba lo demás.

Con atención escuchaba cada palabra que el otro decía, cómo actuaba y respondía ante sus propias insinuaciones, que poco tenían de insinuaciones, sino que era bastante directo en canto a lo que había dicho. De algún extraño modo, le satisfacían sus respuestas, le resultaban suficientemente interesantes como para ello. – Se denomina auto-conservación; nacemos con ella; y para ustedes es igual de indispensable, el mantener su funcionamiento al cien por ciento cuanto tiempo sea posible, o en el mejor estado, sin dejar de cumplir con sus funciones. – Explicó muy rápidamente el motivo de la inviabilidad de las consideraciones que había mencionado el otro – Sin embargo, por mi parte siquiera había pensado en tal posibilidad. – Era curioso como ciertos comentarios, o leves comentarios que pudieran ser interpretados a gusto cualquiera podía llevarlos allí dónde fuese de su preferencia.

Observó la ficha que le señalaba, entendiendo perfectamente a la primera lo que le indicaba – Es posible, puedes acomodarlo; repara lo que te parezca apropiado si crees que puedes hacerlo bien. Lo peor que puede ocurrir es que me tome el doble de trabajo si te equivocas – Dijo eso completamente despreocupado, no era que aquella situación le resultase de gran gravedad tampoco. – Si lo haces bien podría considerar tener ayuda más a menudo…

¿En qué estaba pensando?... No era su estilo, sin embargo, difícilmente alguien compraría a aquél androide, y había llamado su atención suficiente como para considerar adquirirlo. No lo haría sólo así, y no estaba seguro de por qué había puesto en consideración esa posibilidad, pero de pronto no sonaba tan mal; no dejarían de insistirle hasta que consiguiese algún androide que le sirviese de ayuda, y dada la situación de aquél, probablemente podría sonar mejor que sólo aguardar allí hasta resultar completamente obsoleto – Hagamos algo; si me resultas de ayuda, te pediré algo, una pequeña prueba, que no se relacionará con mi trabajo y los androides, pero haremos un trato, si me gusta lo que veo, y aceptas trabajar en esto como una ayuda, te compraré, y ya no deberás preocuparte por seguir aquí o encontrar un dueño ¿Qué te parece eso? No tienes nada que perder. – Le puso al tanto de los pensamientos que rondaban su mente hacía ya un momento.
avatar
Mensajes : 25

New User
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: You´ve gotta get up and try {Priv. Victor}

Mensaje por Aniel el Vie Ago 15, 2014 6:27 pm

Una forma de vida artificial, era todo lo que resultaba ser; una creación humana… una que había sido hecha a imagen y semejanza del ser humano, después de todo, si alguien se pusiese a pensar aquello ¿Por qué les daban rostros? ¿Por qué les daban personalidad? Ellos habían buscado que androides como él se les asemejasen, habían buscado hacerlos  más “humanos”; incluso en la necesidad de auto proteger su existencia, en su forma de procesar los datos… y curiosamente en su forma de “envejecer”. ¿Qué no era acaso un disco rígido dañado la férrea representación del funcionamiento del cerebro de alguien que padece alzhéimer? Tan enigmático, extraño e interesante.

Ciertamente. ─sonrió apenas con las palabras ajenas, aquel hombre parecía ser después de todo una persona seria y centrada, le agradaba eso; quizás por el hecho de ser él una entidad sociable y carismática, terminasen llamándole la atención aquellos con rostros más inexpresivos sobre quienes resultaba difícil adivinar el pensamiento─ Es bueno que así sea. ─solo agregó antes las palabras ajenas; después de todo parecía bastante natural que un androide se llevase de maravillas con la tecnología, debía él suponer que sería extraño si esto no se diese así. Aunque claro, siempre estaban aquellos que los eran tan inocentes que quizás hasta la más pequeña simpleza debiese enseñárseles para que no llegasen a cometer algún error.

Las tres leyes de la robótica ¿cierto? ─acotó ante el comentario ajeno─ Es un principio básico instalado hasta en robots industriales que cuentan con cierta autonomía… supongo que en ellos más que nada por las dos primeras leyes. En cuanto a nosotros que tenemos otras utilidades dentro del medio, la tercera nos impide, como a mí, auto infringirnos daños… a no ser que resulte estrictamente necesario en pos de salvar alguna vida humana…─era cierto, después de todo aquellas leyes era una de las primeras cosas que solían instalárseles a todos y cada uno de los androides fabricados en Toy Box─ Quizás es algo que se llega a pensar luego de haber pasado día tras día en una vidriera o almacenado en una bodega. ─finalizó con aquella idea, era cierto, después de todo, a pesar de que tuviese distintas actividades que había tomado por voluntad propia, lo cierto era que tiempo para pensar le sobraba en verdad.

Le observó con ligera curiosidad mientras retenía la formación de fichas aún entre sus largos dedos, alzando sus finas cejas con ligereza, observando segundos después el brillante sello dorado que portaban los minúsculos chips; quizás fuese aquel joven alguien que tuviese tanto tiempo libre como para decir algo como eso… o quizás fuese aquel joven alguien que a diferencia de demás personas con las cuales hubiese podido interactuar, se ocupase de su trabajo y de nada más. Bien sabía él que podría haber personas con ese tipo de carácter; quizás el hecho de estar como estaba o de parecer alguien un tanto tosco en las relaciones sociales, le permitía esto.

Créame que le ayudaré siempre que usted guste o lo necesite… ─respondió dejando escapar una pequeña risilla mientras acomodaba las fichas como él mismo había sugerido, la realidad es que había hecho los cálculos pertinentes antes de abrir la boca, y tenía toda seguridad de que funcionaría perfectamente de esta forma─… pero no debería decir esas cosas, no sería nada grato para mi cometer algún error que complicase su trabajo; después de todo estoy aquí para ayudar, no para entorpecer. ─comentó como rasgo tan distintivo de si mismo, el ser sumamente estricto y puntilloso con cada cosa que hacía; terminando el ensamblado para dejar el conjunto de estructuras junto con las demás, si se ponía a mirarlas parecían ser todas partes de un mismo androide, ese Delta que al parecer juntos estaban armando. De alguna forma comenzaba a sentir curiosidad de cómo sería aquel androide cuando estuviese terminado; quizás pudiese verle luego en la sala de estilistas.

Sin embargo fueron las palabras ajenas las que resultaron sorprenderle por sobre todo, algo que no se esperaba ciertamente; un repentino trato le era propuesto sin que siquiera hubiese llegado a imaginar tal cosa. Alzó la vista hacia el contrario y se le quedó viendo apenas unos segundos, dibujando en sus labios una suave sonrisa que se ensanchó levemente ¿podría ser aquello una pequeña chispa de esperanza? Una esperanza que parecía haber ido perdiendo poco a poco con el paso del tiempo, las horas, los días, los meses.

No negaré que me sorprenden sus palabras, pero, por supuesto, estaría encantado de servirle…─comentó con un tono suave, llevando la mano derecha a posarse sobre su propio pecho─… puedo adaptarme a las necesidades que usted tenga y a las tareas que necesite encomendarme; si bien no fui credo inicialmente para este tipo de trabajo… la adaptabilidad es una de mis características. ─anotició algo que en realidad resultaba bastante obvio en realidad, al menos para el contrario que había tratado ya mínimamente con él; un androide que tenía como una de sus máximas el hacer todo lo mejor que se pudiese, tratase de lo que se tratase. Quizás aquella curiosa emoción que le invadía de pronto fuese ese algo que muchas personas solían llamar… ¿felicidad? Aunque en realidad no sabía que iba a requerir el peliplateado para tal trato, ni si podría cumplir con ello.

Le escucho. ─comentó girándose levemente hacia él, mirándole con mayor atención en espera de eso que tuviese que pedirle─ Puedo decir que será un placer servirle, señor Ryoma, si se diese el caso, claro. ─finalizó para después permanecer en silencio, pensando en que quizás un poco de suerte teñía el ocaso de aquel día.



• Let me see the truth in your eyes •
avatar
Androide : ¿Eso es posible?

Amo : Victor Ryoma

Pareja : Mmm no.

Mensajes : 47

New User
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: You´ve gotta get up and try {Priv. Victor}

Mensaje por Ryoma Victor el Lun Sep 01, 2014 5:00 pm

Precisamente – Afirmó al oírle mencionar las leyes de la robótica – Aunque a mi parecer es una pena que tanto se basen en ellas, no son indispensables, no tal como están tomadas. No son más que un intento por querer mantener el control; pretender que pueden hacerlo. Es sólo una noción de autocomplacencia, limitar el entorno para considerarse menos limitado y en control; pero aun así no deja de ser una ilusión. La sociedad, las leyes, la moral, la propia debilidad; todo eso y más limita. La tecnología ya nos controla; aunque muchos no deseen admitirlo; desde la más simple, el hecho de que no se pueda concebir una vida sin ella, o que su falta en un par de días se haga notoria y hasta dramática lo comprueba. El creador necesita de su creación, no al revés; las limitaciones manipulables son innecesarias. ¿Qué es lo peor que podría pasar? ¿No crees? – Preguntó sin esperar entonces necesariamente una respuesta. – Pero el que hayas pensado en algo como eso puede considerarse ya por si sólo bastante particular.

Tal vez su forma de pensar y ver las cosas no era de lo más convencional, al menos para el común de la gente; y eso, se aplicaba prácticamente en todo sentido. Desde su concepción de los propios androides y su más adecuada búsqueda de la similitud humana, hasta su simple afición por la tecnología, la que le llevaba a aprender cuanto pudiese, la que le había llevado a conseguir aquél trabajo, y la que hacía precisamente que no le molestara, ni le resultase una gran pérdida el deber, si era necesario, volver a comenzar algo allí; aunque eso, al parecer, no le había resultado tan evidente ni normal al otro cuando precisamente hizo referencia a ello.

Todos pueden equivocarse; no importa qué, siquiera tú podrías ser perfecto, así que si cometieras un error no sería gran cosa. Al menos podrías tenerlo en cuenta. Cometer un error no es grato, y tampoco es el propósito de nadie, pero si ocurre no vale lamentarlo cuando nada se puede hacer, sólo tenerlo en consideración luego. – Expresó aquello con calma y naturalidad, de forma monótona, e incluso contradictoria a sí mismo, puesto que no era alguien a quien los errores le agradasen o los pasase por alto fácilmente; no le gustaba que otros se equivocasen, y por sobre todo, odiaba equivocarse; en cuanto a él se trataba, no se permitía errar, en cuanto a los demás, podía reprocharlo o molestarse, al menos, siempre que fuese algo simple, o algo que a su criterio deberían saber; no podía permitírsele a alguien un error básico en su propia profesión, fuese un cocinero en la concina, o un ensamblador en el ensamblado de las piezas, o un doctor en medicina, había errores que debían darse por hecho no podían cometerse, y hasta el más simple resultaba “de gravedad” si ocurría. Quizás por esa forma de pensar era que hasta cierto punto le había sido de agrado la respuesta obtenida. Pero estando de buen humor, relativamente, y considerando que no se tratase de lo que específicamente debía saber, bien podía considerarse que un error no era una falla grave para esa ocasión, incluso si le significaba hasta reiniciar su trabajo de cero; lo cierto es que al menos tenía el tiempo para tomárselo en ello, y hecho una vez, no le era tanto recordarlos detalles. No se puede olvidar que su pasatiempo era también en parte su trabajo, aquél mundo que llamaba su atención, lo suficiente para que pudiera dejar allí su tiempo e incluso pensar; sin decir el hecho de seguir descubriendo, aprendiendo e investigando nuevas cosas.

Quizás había sido una combinación de todas aquellas cosas con las que había simpatizado las que le llevaron a realizar aquella propuesta. Incluso si era una precisa y adecuada combinación de códigos y programas los que permitían aquello, le resultaba ciertamente ameno, o por lo menos no tan molesto como podría ser. No era alguien realmente demasiado sociable, no tenía gran afán por tratar con otras personas, ni demasiado interés en interactuar con los androides una vez hubiesen pasado de su sección más allá de la rutina y los controles que le fuesen necesarios; incluso cuando ciertamente le resultaban interesantes  y hasta curiosos; más allá de la simpleza y a la vez complejidad con la que se desempeñaban, podían llegar a ser impredecibles en algunos sentidos, y era eso la mayor causa de que le resultasen interesante, y a la vez de que prefiriese no tratarlos demasiado; muy similares a los humanos, muy “independientes” pese a que a su parecer podrían serlo aún más, suficiente para que implicasen un trato en el que él no era bueno… Y aún así, sumado a las insistencias había acabado por decidir ofrecer aquella especie de trato que, al parecer, Aniel no dudó en considerar aceptar… algo que obviamente era lógico y esperable.
No te adelantes tanto – Mencionó yendo a un lado, y tomando de un cajón un lápiz y una hoja. – Como dije, no tendrá relación con esto, pero me servirá para saber qué tanto puedes hacer. – Escribió en la hoja su propio nombre y cinco más, le pediría algo que él hacía a menudo, sólo que más sencillo, limitado, y con algo de trampa. Él solía rastrear a su hermana, y el nombre de ella también estaba allí; aunque claro, no un nombre que pudiese relacionarlo con él directamente; además, agregó un séptimo nombre, alguien más que no existía allí; esas, eran las trampas. Tras eso y antes de mostrárselos, tomó su computadora bloqueando gran parte de los accesos que se había hecho sólo por pasatiempos y que facilitarían la tarea del otro casi por completo, puesto que de ello mismo se trataba.
Veamos que tal; el primer nombre es regalado, sólo para que pruebes. Quiero ver qué tan bien y lejos puedes llegar con ello. Sólo tienes que encontrarlos aquí; saber dónde se encuentran en este momento, y si logras conseguir una imagen mejor aún. – Explicó – Mientras, yo uniré algunas de estas piezas restantes para comenzar a darle “forma”; no puedo dejarlo así, y mucho menos pasarlo a alguien más.

Dicho eso simplemente tomó sus herramientas, se hizo un lugar, dejando al otro con su ordenador para que hiciese lo que lograse con ello. – Tienes tiempo hasta que acabe con esto –Aclaró una vez ya estuvo a gusto para comenzar – No te apresures – No habló más al respecto, era su más práctico consejo, las cosas apresuradas no daban buen resultado. No se esperó para comenzar a trabajar; simplemente no le importaba si el otro lograba o no hacer todo o siquiera una gran parte de lo que le había propuesto; tampoco le daría más que un breve tiempo para ello; le bastaba con que lo intentase, y simplemente quería saber qué tan lejos podía llegar en aquello.
avatar
Mensajes : 25

New User
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: You´ve gotta get up and try {Priv. Victor}

Mensaje por Aniel el Miér Sep 17, 2014 4:57 pm

Le miró en silencio durante largos segundos, había detenido incluso la manipulación de sus manos a un conjunto de fichas con el afán de prestarle mayor atención al pequeño discurso que le otro ofrecía de forma bastante repentina. Observo sus labios moverse al hablar y observo la seguridad que se reflejaba en su mirada cuando con simples palabras expresaba un complejo proceso de pensamiento tan propio y de nadie más.

─ Si el creador necesita de su creación, es la razón más ferviente por la cual esta fue creada… si la humanidad ha buscado su propio confort y evolución apoyándose en sus propias creaciones, todo tiene sentido de esa forma. ─comentó ante las palabras ajenas, sin lugar a dudas aquel joven de cabello cenizo tenía una forma bastante particular de ver las cosas y al mundo mismo; no dejaba de ser interesante para alguien como Aniel que gustaba de maravillarse con las nuevas inquietudes con las cuales pudiese toparse.

─ Si pudiésemos decidir por nosotros mismos ¿Qué pasaría? Si no hubiese reglas que seguir…─volvió a mirar las fichas entre sus manos nuevamente y entrecerrando levemente el mirar las giraba con una expresión ligeramente pensativa─… probablemente hubiese abandonado la tienda hace mucho tiempo; siempre quise conocer el mundo más allá después de todo… a falta de un propósito real para mi existencia… ¿para que fuimos creados? … ¿para qué fui creado? ─dejó entonces el conjunto de fichas sobre la mesa─… fui creado con un propósito que se desvaneció con la vida humana que me dio origen y después de eso… simplemente hubo un vacío insondable…─volvió a mirarle entonces─… quizás eso explique el porqué de siquiera considerar aquella idea… pero señor Ryoma, creo que la pregunta de porque venimos al mundo no es una que solo pueda hacérsela alguien como yo… creo que muchos otros se la han hecho antes, y muchos otros no han sabido respondérsela ellos mismos…─curioso tema de conversación terminaba tocando con alguien que aún parecía un completo desconocido; y sin embargo viendo sus formas, sus expresiones, escuchando sus palabras, comenzaba a recortar un poco de las características de la personalidad ajena.

─ Agradezco sus palabras… ─comentó tras hacer una pequeña pausa que daba cavidad a un siguiente tema, delineando tras esto una sutil sonrisa en sus labios─… sin embargo errar no es algo que yo mismo pueda permitirme, simplemente… suelo ser demasiado detallista y puntilloso en todo lo que hago. Es parte de mi carácter, sólo eso. ─comentó desviando la mirada nuevamente hacia el conjunto de fichas, revisándolo y finalmente dejándolo junto con las demás; con esa sencilla tarea que le había sido otorgada daría lo mejor de si como con todas las cosas que solía hacer, era algo muy suyo después de todo, casi una ley interna que no sería capaz de ignorar jamás.

La propuesta ajena sin duda le resultó repentina e inesperada ¿Cómo es que de una cosa a otra había terminado proponiéndole aquello? ¿Sería acaso que aquel joven hombre se había visto convencido en alguna forma con la tarea que había estado desempeñando? No es que le conociese demasiado, la verdad era que llevaba hablando con el apenas unos pocos minutos; sin embargo parecía ser de esas personas sumamente exigentes para con los demás e incluso para consigo mismo. Siendo así ¿Qué podría haberle llevado a hacer tal ofrecimiento? Y aún así, aunque tuviese sus dudas e interrogantes, no dudo en sonreír suavemente aceptando el pequeño reto, no tendría nada que perder después de todo. Quizás después de tanto tiempo se le presentase una oportunidad real de cambiar sus días.

─ Entiendo, parece factible que quiera usted comprobar mis habilidades. ─asintió con un leve movimiento de cabeza tras sus palabras y prestó atención a lo que el de cabellos cenizos tuviese que para exigirle; le vio tomar un papel y anotar en él unos cuantos nombres que luego dejo en sus manos con la consigna de buscarles dentro de Toy Box, sonrió al ver el primer nombre de él mismo encabezando la lista─… con que es eso…─comento cuando el ordenador le fue devuelto y acomodó el papel con tranquilidad sobre la mesa, la verdad que en cuanto a computadoras se refiriese, Aniel solía ser bastante hábil, casi como un hacker podría serlo; no era algo que hubiese intentado en realidad, pero tenía la seguridad de que sus capacidades le permitirían burlar cualquier sistema de seguridad si se lo propusiese… más aún si él mismo se conectaba a la red, aunque claro, de esta forma pondría en riesgo su propio cpu.

─ Entonces me pondré en ello. ─anunció centrando luego su atención en la pantalla del ordenador, creando primeramente una carpeta en donde colocaría lo que fuese encontrando; el primer nombre, Ryoma Víctor, estaba sentado a su lado, para conseguir una fotografía debería acceder al sistema de vigilancia de la zona de laboratorios, a esas cámaras que estaban ubicadas panorámicamente sobre sus cabezas, grabando sus movimientos─ ¿Puedo preguntar… la razón por la que decidió usted hacer este trato? ─preguntó tras unos segundos de silencio, si bien hablaba con el joven, no perdía la concentración ni el hilo de lo que estaba haciendo, podía perfectamente mantener una conversación con él y a la vez seguir con su tarea, como se suponía que cada humano era capaz.

Mientras esperaba una respuesta del contrario, se esforzaba en burlar las claves del sistema de seguridad para tener acceso a éste, realizando una buena cantidad de cálculos de forma interna y a gran velocidad, no tardó mucho tiempo en tener acceso al sistema y desde allí buscó las cámaras de los laboratorios; pronto una de ellas, la que estaba justo sobre la entrada a la sala comenzó a moverse de forma independiente a las demás, haciendo especial foco en la persona del peligris que estaba tras la mesa de trabajo. El peliblanco guardó inmediatamente la imagen capturada en la carpeta y se dedico a buscar la ficha  o el curriculum de quien le acompañaba esa tarde, sería sencillo de ésta forma saber más cosas acerca de él; sin embargo por contar con escaso tiempo, tomó la decisión de dejarla apartada y dedicarse primeramente a buscar a las demás personas de la lista. Nombre tras otro, cinco de ellos eran trabajadores de Toy Box de los cuales halló registros e imagen, sin embargo dos de los nombres no pertenecían a la compañía.

Frunció levemente el ceño, observando levemente a quien estaba a su lado, parecía que aún le quedaba algo de tiempo así que quizás pudiese apostar por algo más; dejando el sistema de Toy Box se adentro en el amplio mundo de la red y comenzó a buscar información sobre aquellos nombres, sin embargo de uno de ellos no había registro, tal como si no existiese, y fue lo que supuso, una persona inexistente. En cambio la otra, una mujer, solo aparecía muy poca información sobre ella, nada concreto… nada que pudiese ser útil.

[Off: Siento la tardanza, he estado con la musa medio muerta(?) y siento si esta raro xD y si no hice mucho(?)]



• Let me see the truth in your eyes •
avatar
Androide : ¿Eso es posible?

Amo : Victor Ryoma

Pareja : Mmm no.

Mensajes : 47

New User
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: You´ve gotta get up and try {Priv. Victor}

Mensaje por Ryoma Victor el Mar Oct 14, 2014 5:33 pm

Escuchó ciertamente un tanto complacido de aquella especie de ideas y pensamientos en los que aquél se había concentrado, y surgieron de pronto de sus labios, como si meditase al respecto, dándose el lujo de pensar en vos alta cuánto desease. Para ser sólo un androide era bastante interesante; más que los pocos androides con los que había tratado, quizás porque no solía tener más que un cruce o simplemente el asegurar sus funciones; y que muchos humanos también, más considerando que no era muy ameno en cuanto a socializar con ellos. Una sonrisa se dibujó en su rostro justo antes de darle una efímera respuesta. – Todos deberíamos hacerlas, y seguramente al menos se las hacen; pero son pocos los que se atreven a detener sus pensamientos en ellas; y menos aún quienes se animen a pensar en ellas o tengan el valor para buscarles respuestas… Y si de algo sirve, dudo que haya más de unos pocos que se atrevan a buscar sus propias respuestas y no sólo esperen porque alguien más pueda darles un sentido como si no existiesen mientras y no les fuese de importancia que tan reales y propias sean. Siéntete afortunado de poder decir que te has planteado ese tipo de preguntas.

No podía reprochar al otro en absoluto el que dijese ser detallista en lo que hacía o se proponía hacer; desde hacía ya muchos años que él mismo se negaba el lujo de fallar, incluso se negaba a aceptar la posibilidad de no hacer algo al máximo de su potencia, y con ello a permitir que alguien fuese mejor que él, en lo que sabía bien que podía ser él el mejor. Quizás era demasiado; probablemente aspiraba alto y para muchos podía considerarse que era él egoísta o arrogante; no obstante, así había formado su personalidad, y para él, quizás era una especie de escudo, algo que le daba sentido al quién era y formaba el quién quería ser desde ya muy joven.

Había ya comenzado con su tarea, y su concentración fija en ella, incluso cuando atendía, de forma indirecta a los movimientos y el actuar de otro. Escuchó atento su pregunta: “¿Por qué había decidido hacer tal trato?” Era una buena pregunta, porque ni él estaba completamente seguro de la respuesta a dar. No era alguien demasiado interesado en sociabilizar; se tratase de humanos o androides, pues debía admitir que estos tenían mucho en común para su gusto respecto al simple hecho de tratarles, sin embargo, había encontrado más de un motivo para tomar impulsivamente tal decisión, y fueron estos los que intentó resumir, cómo era él, a la menor cantidad de palabras necesarias requeridas. – Podría resumirlo en tres motivos principales: Primero; hace un buen tiempo que me insisten en que debería adquirir un androide, y dudo soportarles por mucho más; segundo, eres un poco más interesante que otros androides, e incluso que muchos humanos con los que he tenido “el placer” de tratar; y tercero, y quizás uno de los motivos con cierta fuerza de influencia en ello: Se bien que tipos de especificaciones quería quién solicitó tu creación, aunque seas muy capaz de adaptarte dudo que puedas conseguir fácilmente y más aún, en un lapso de tiempo relativamente cercano, alguien que esté interesado en adquirirte, así que tendrás un buen tiempo de espera antes de tener una oportunidad; sin decir que quizás antes puedas llegar a convertirte en un gasto innecesario o pasar a ser obsoleto – Quizás era un poco por demás directo con sus palabras, nunca solía pensar demasiado en lo que decía y qué tan apropiado podía ser, y ese no era el caso. – Así que no pierdo demasiado, ni le estoy quitando grandes posibilidades a ti o a ningún interesado de momento. Claro que si prefieres, puedes negarte y seguir esperando, o negarte posteriormente. No tengo mayor problema con eso. – Hizo una pausa, calmado, su voz no había cambiado mientras hablaba y no había perdido la concentración de lo que hacía por ningún momento, al punto de que ya se veía próximo a terminar.
Aguardó un momento antes de volver a hablar. – Y si quieres un cuarto motivo, en relación a los últimos; estoy bastante familiarizado con tu funcionamiento y sistemas específicamente, y por lo poco que he visto hoy puedo suponer que eres bastante prometedor. – Y debía sentirse importante, porque si Victor daba un comentario positivo no era por mero cumplido vacío, sino que seguramente de algún modo había llamado su atención al menos en algo.

Ahora veamos qué tienes. ¿O quieres un poco más de tiempo? – Cuestionó; dicha su última palabra había acabado con sus tareas. – También puede que esté bien ver qué tienes de momento y luego puedes decidir si quieres esperar algo más ¿Estás de acuerdo? – Deslizó su silla hasta llegar a ubicarse justo junto a dónde el otro trabajaba, fuese cual fuese su decisión al menos observaría más de cerca cómo lo hacía. Se acomodó a modo de poder ver con mayor facilidad el monitor. – Al menos veamos que has hecho con el primer nombre. – Mencionó analizando con un simple vistazo al monitor.
Debo admitir que pensé existía la posibilidad de que llegases a pensarlo mejor. – Y no era que le desilusionara o le hubiese molestado algo en su proceder, pero difícil, por no decir imposible, era leer en él y sus palabras o gestos qué pensaba realmente. – Es cierto que si lograbas obtenerlo con el primer nombre no te sería difícil tras eso hacerlo para los siguientes, pero ¿Y si no? Podrías haber perdido mucho tiempo en ello. – Expresó en cuanto a su proceder de forma calma, e igualmente seria. – A veces, lo más simple es la mejor opción, si fallabas luego en el resto, al menos ya tendrías algo seguro. – Mientras hablaba había acomodado rápidamente la computadora, y encendido la cámara en un instante, para de improviso sacar, al tiempo de dar su última palabra, una foto a Aniel, y guardarla. – A veces es mejor apostar a lo seguro que aspirar alto, porque si lo haces, debes aspirar a aún más luego, porque puedes aumentar las expectativas puestas en ti. – Mencionó devolviendo el ordenador al contrario.

No dejaba ver lo que pensaba o no, y probablemente de momento no pensaba en nada en específico, sino que aguardaba a ver qué más había logrado. Ciertamente le complacía bastante el que hubiese burlado los códigos del sistema de seguridad para acceder a las cámaras; no todos llegarían a intentarlo, y era bastante bueno para decir que lo hubiese hecho con facilidad en tan poco tiempo y sin ser detectado y bloqueado antes de tener mayor acceso, sin embargo no era algo que demostrase, claro está, más bien se mantenía calmo, serio, y dejando que pensase lo que quisiese; por su parte sólo esperaba a ver, incluso con cierta curiosidad, qué más había obtenido este, y hasta qué punto había llegado o no. De cualquier modo, sabía en el fondo que su decisión ya estaba prácticamente confirmada y definida. – Pues veamos qué más has hecho; muéstrame lo que tienes. Puedes hacer las aclaraciones que gustes al respecto. Convénceme de que has hecho un buen trabajo con eso. – Le incitó a que dijese lo que quisiese y le presentara cómo más quisiese lo que había hecho, o lo que tenía en mente hacer de ser que no hubiese acabado para entonces.


---

U_U:
Perdón, mil perdones; tuve un sin fin de problemas, internet, pruebas, examenes, salud, y hasta el microsof offise me falló cuando más lo necesitaba... pero aquí estoy, poniéndome al día con todo y espero ya no volver a demorarme así, perdón u.u

P.D.: Es extraño; Aniel le ha caído bien al gruñón de Victor (?) XD
avatar
Mensajes : 25

New User
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: You´ve gotta get up and try {Priv. Victor}

Mensaje por Aniel el Jue Oct 16, 2014 4:18 pm

Una persona interesante, de pensamientos profundos y bien definidos; si bien Aniel no había tenido aún la oportunidad de tratar a fondo con ningún ser humano en realidad, podía decir que aquel joven de cabellera ceniza parecía ser de esas pocas personas que se ponen a pensar realmente en el porqué de las cosas, a analizarlas y a halla runa respuesta cuando esto es necesario. De personas superficiales había muchas, eso podía saberlo, aquellos que solo daban algo por hecho sin preguntarse siquiera porque era o había sido de esa forma; la tendencia a filosofar sobre el mundo parecía bastante escasa en aquellos días.

─ La mayoría de las personas da las cosas como hechas y existentes, y no se toman el tiempo de pensar el porqué son o fueron de esta forma… es lo mismo para quienes padecen las consecuencias de sus propios actos y solo saben quejarse de su padecimiento sin ponerse a pensar en que ellos fueron partícipe de sus propias circunstancias…─curiosa conversación desarrollaba aquel par mientras uno se dedicaba a realizar la tarea que le había sido encomendada para ponerle a prueba, y el otro seguía con los numeroso pasos que comprendía su trabajo. Y parecía normal hacerse aquella pregunta ¿Por qué alguien como él decidiría adoptarle? A un androide como él que había sido diseñad por alguien más… aunque claro, si sus ceros no habían bajado ni un poco, parecía natural que nadie más con menor presupuesto decidiese optar por alguien como él que a fin de cuentas perdía lo especial en el hecho de haber sido hecho para alguien más.

─ Ya veo… por lo que veo tiene sus buenas razones…─comento mientras mantenía la mirada centrada en la pantalla del ordenador unos segundos más, hasta observarle─ Aunque resulte ser la dura realidad, puedo estar consciente de ello, sin embargo no hay nada que pudiese hacer al respecto más que solo esperar… por eso mismo usted comprenderá que me haya alegrado con su oferta, y con la posibilidad de serle de utilidad en lo que pueda necesitar. ─tras aquellas palabras dibujaba en sus labios una pequeña sonrisa─ También puedo entender la insistencia para con la idea de que adquiera usted un androide, así que… supongo que es lícito decir que es un acuerdo en el cual nos beneficiamos ambos, en alguna forma. ─comento, regresando a su actividad, pero volviendo a verle cuando agregó un último motivo que viniendo de una persona como lo parecía ser él, no era menos que un cumplido hecho y derecho─ ¿Será que usted ha participado en mi ensamblaje? ─preguntó entonces con ligera curiosidad─ Agradezco el cumplido. ─finalizó sus palabras con una amplia sonrisa.

Tras escasos minutos más llegaba el momento de enseñar lo que había obtenido durante aquel corto tiempo, la idea de revisar el expediente de quién le acompañaba debió ser dejada de lado por lo que simplemente se deshizo de aquella pestaña, dejando visible la carpeta en la que había guardado lo obtenido, moviendo un poco el ordenador cuando le vio acercarse, dejándolo más cómodamente frente a él.

─ En realidad no creo que haya mucho más para pensar, aún asi agradezco la enorme consideración de permitirme decidir, sé muy bien que en el mercado no compramos a nuestros dueños sino que ellos nos compran a nosotros… el que me dé usted la libertad de elegirle o no, me habla muy bien de su persona. ─comentó, prestando luego atención a las palabras ajenas, podía entender de que hablaba, o eso suponía, pero lo cierto es que metódico y ordenado como era, su forma de actuar siempre sería la que él consideras más correcta y posible─ Entiendo su punto, sin embargo… sin en algo confío es en mis capacidades en la informática; decidí hacerlo de esa forma porque como usted dijo sería sencillo luego, y más que eso, porque se de lo que soy capaz… podría decirse que conozco bien mi sistema. ─comentó, explicando las razones de su proceder, sin embargo las palabras ajenas estaban correctas en toda su esencia, y asintió con un leve movimiento de cabeza─ Pero lleva usted razón, lo tendré en cuenta para la próxima vez…─comentó viendo como enfocaba la cámara ahora hacia su persona, sonriendo apenas con aquello─... aunque en realidad mi naturaleza sea exigirme a mí mismo a siempre dar lo mejor y no conformarme con puntos medios. ─explicó algo que en realidad era tan parte de su carácter que resultaba difícil incluso para él lidiar con eso mismo, observándole luego cuando parecía incitarle a explicar él mismo lo que había conseguido con su trabajo, entonces volvió a recibir el ordenador que de igual forma colocó para que el otro pudiese ver la pantalla.

─ Como usted dijo, hallar a los demás luego de hallarle resultó tarea sencilla, tanto como solo poner sus nombres en el sistema y buscar sus expedientes… hice una copia de ellos y los guarde en esta carpeta… así como también les tomé una imagen a cada uno de ellos en su actividad actual. ─comentó enseñándole las fotografías de los empleados─ Algunas no son muy buenas debido al área en el cual se encontraban. Por otro lado tuve mayor dificultad con los dos últimos nombres… ninguno de los dos era empleado de Toy Box, así como también uno de ellos parece ser inexistente… a lo que supongo que usted el habrá inventado o se trata de una persona fallecida, sin embargo si así fuese debería haber hallado antiguos registros en la red, y ese no fue el caso. ─explicó con toda tranquilidad─ Por último el nombre de esta mujer… pareciera ser más un misterio, he hallado poco y nada sobre ella, pero de lo poco que he hallado puedo saber que es un ser humano existente… o que al menos existió hace un tiempo; posee partida de nacimiento, sin embargo pareció haber desaparecido luego… ─comentó dejando visible lo que había hallado─… para este caso supongo que si hubiese necesitado un poco más de tiempo. ─tras sus últimas palabras algo se cruzaba por su mente ¿Por qué le daría a buscar un nombre como ese? ¿Cómo sabría el que no tendría demasiada información para ofrecer? Entonces le miro con ligera curiosidad─ Esa mujer… ¿tiene algo que ver con usted? ─se atrevió a preguntar entonces.

[Off: No te preocupes, puedo entenderlo xDD yo también me he demorado tantas veces xDU espero que ya todo este mejor x3
Y si, me alegra que le haya caído bien, porque si será su androide pues debe gustarle ¿no? u.u]



• Let me see the truth in your eyes •
avatar
Androide : ¿Eso es posible?

Amo : Victor Ryoma

Pareja : Mmm no.

Mensajes : 47

New User
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: You´ve gotta get up and try {Priv. Victor}

Mensaje por Ryoma Victor el Jue Nov 06, 2014 9:53 pm

Está en la propia naturaleza. Siempre que se pueda buscar una explicación y culpa distante a las propias y se deje todo en manos de otro, no importarían las deciciones tomadas o los actos cometidos; podría uno convencerse de estar libre de responsabilidad. – Las respuestas obtenidas eran realmente curiosas; más de lo que podría haber esperado de llevar aquella plática con cualquier otra persona; no obstante, aquello le complacía, permitiéndole sentirse al menos levemente a gusto pese a llevar compañía; no hay que olvidar que Victor era un hombre que prefería mayormente la soledad.

Buenas, no estaba seguro, pero al menos razones no le faltaban; y seguramente si quisiese podría encontrar las suyas. – Yo, por mi parte no veo motivo ni comprendo una razón apropiada para tal insistencia; después de todo, hasta ahora realizo perfectamente mi trabajo solo; sin requerir la ayuda de nadie, ni nada. – Podía sonar hasta un poco cortante, pero simplemente, él la mayoría del tiempo era del tipo de personas que piensa que las cosas pueden hacerse mejor sin ayuda, o que al menos, no requiere de ayuda alguna para hacer las cosas bien.

No precisamente en ello, pero sí participé de forma cercana en los controles y el sistema básico en general. – Respondió a la pregunta que le había hecho brevemente antes, y luego continuó naturalmente con todo lo que convenía al caso y hacían cada uno entonces.

No esperaba decir algo que “hablase bien de su persona” pero a su forma de pensar o su manera de considerar las cosas le parecía lo más apropiado, o al menos debido darle la oportunidad de que decidiese qué deseaba o no hacer.
Una sonrisa se dibujó en sus labios, conforme con la respuesta obtenida; el que dijese que confiaba en sus capacidades le había conformado por demás; era bueno que confiase en sus habilidades y conocimientos; la falta de confianza no era algo que para él fuese de su agrado, si alguien tenía la habilidad, sin confianza suficiente para usarla, carecía de sentido.
No es necesario lo tengas en cuenta si confías en que lo más simple no te sea de necesidad; acudir a lo seguro suele ser aburrido también. – Respondió a su comentario – Procurar siempre dar lo mejor, si bien la perfección no llega a ser tal, es una buena forma de autoevaluación, superación y aprendizaje.

Se dispuso a observar y atender lo que el contrario le informaba respecto a lo que había hecho. Observó los expedientes y las fotos que este había tomado, por lo que veía, hizo realmente un buen trabajo con aquellas tareas, más allá del limitado tiempo que había ofrecido para aquello; era hábil.

En cuando le habló de los últimos dos individuos asintió, conforme con el hecho de que no se hubiese conformado sólo con no encontrarles, aunque no sorprendido por ello, después de todo, suponía que continuaría con aquella búsqueda fuera del límite que él había determinado ya que Victor mismo lo había roto al dar tales nombres. – Haz llegado lejos para el tiempo que tenías, pero tienes razón; ese nombre lo inventé aquí mismo, suponiendo que efectivamente no existiría, o no al menos ningún registro suficientemente accesible. – Podría haber existido, claro, la posibilidad de que tuviese tan mala suerte de haber acabado inventando un nombre existente; cuando se trata de nombres uno nunca sabe a lo que puede llegar la originalidad de la gente.

Frunció el ceño en cuanto escuchó aquella pregunta: “Esa mujer… ¿Tiene algo que ver con usted?”; fue una reacción instantánea, efímera y rápida, disimulada; no había esperado esa pregunta, pese a que le resultaba evidentemente factible el que la realizase. Seguidamente sólo esbozó una sonrisa de lado para ofrecer una respuesta – Si alguna vez averiguas quién es, podrás saberlo. – No lo aceptó, ni lo negó, simplemente dejó que él pudiese interpretarlo como quisiese; no era que hablase de su hermana, mucho menos contárselo a alguien, contarle quién era ella, al menos no entonces, porque no tenía motivos, pero tampoco le impediría el conocerlo si algún día llegaba a enterarse por algún motivo de la respuesta.

Lo hiciste bien; así que supondré quedas libre de preocuparte por eso. – Se apartó para volver a sus tareas y terminarlas de una buena vez; sólo ajustar algunas piezas y dejarlas listas para que al día siguiente él, o quién llegase en su lugar pudiese retomarlas. – ¿Por qué no me ayudas a terminar esto si quieres y dejarlo en su lugar? A ver si acabamos antes de que ya no quede nadie más aquí. – Lo cual no habría sido de extrañar, pero al menos valía encontrar a alguien si es que pensaba adquirir a ese androide. – Un trato es un trato; pero mejor no demorar tanto como para que llegue a arrepentirme.

No era que pensase en faltar a su palabra, y de algún modo no le parecía que aquél androide fuese a causarle problema alguno, quizás llegaba a evaluarlo como una buena idea.
Simplemente se dedicó a acabar dejando todo en perfecto orden, como le era ya costumbre. Si bien para muchos podría resultar a simple vista un trabajo bastante monótono, sin embargo, el desafío de estar cada vez y a cada trabajo que le llevaba un androide diferente al menos en sus detalles, y lograr desde bases simples, al menos para él, tales diferencias, fuesen más sutiles o notoria, le resultaba al menos como un pasatiempo más, y bastante interesante, lejos de lo que cualquier otro trabajo podría ofrecerle.

Vamos. – Dijo tras haber tomado su ordenador y echando a andar hacia la puerta de salida de aquella habitación. – ¿O es que te quedarás allí hasta mañana? – Cuestionó con una sonrisa que indicaba no decía aquello en tono de molestia o reproche alguno ni con ningún otro motivo que insistir en que era tiempo de irse ya. – Busquemos por alguien que pueda llenar los registros necesarios, al menos para tener menos en qué pensar mañana y ya veremos que ocurre luego.

Avanzaba de forma relajada, aunque no por ello menos seria, y sin prestar demasiada atención a su alrededor; tampoco parecía que buscase alguien en particular o a nadie siquiera; mas bien se conformaba con el que alguien le encontrase a él en el camino.


u.u:
Perdón, perdón, odio demorar tanto, pero hasta fines de Diciembre ando con pruebas y proyectos de la uni.... igual intentaré mejorar mi tiempo de respuesta, al menos ahora tengo dos cosas menos que me estén comiendo el tiempo, será sólo la Uni... Pero perdón, de veras T_T No sé que me pasa, tengo seco el cerebro ya (?)

avatar
Mensajes : 25

New User
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: You´ve gotta get up and try {Priv. Victor}

Mensaje por Aniel el Jue Nov 13, 2014 12:25 am

Era cierto, era muy cierto lo que el de cabellos cenizos argumentaba, había tenido la oportunidad de presenciar alguna vez a alguien desligándose de toda culpa cuando le fue posible, incluso perjudicando a alguien más con este mismo propósito, quizás de eso estuviese hecha la humanidad… aunque sabía muy bien que en este mundo no era solo la humanidad la regente sobre la tierra, distintas naturalezas que limitaban entre el bien y el mal… y la humanidad en medio, con la libertad de hacer su propio camino, de tomar su propia elección.

─ Parece normal querer salir librado… incluso de nuestros propios errores…─y los motivos para la insistencia en que una persona como él adquiriese un androide podía entenderlos con claridad, parecía algo esperable, necesario después de todo; lo había visto más de una vez, personas con algún tipo de discapacidad adquiriendo un androide para ayudarle en sus quehaceres o en la simpleza de la vida diaria. Pero también podía entender que aquel joven frente a él fuese diferente, podía entender cuán diferente era él en realidad; y ese espíritu de lucha, de auto superación y de auto confianza, le resultaba sencillamente atrayente.

Quizás fuese Aniel en realidad el único androide que había tenido el tiempo suficiente para ponerse a pensar quienes de los empleados que por los pasillos circulaban habrían podido participar en el proceso de su planeación, creación y desarrollo. Lo sabía, la mayoría veía la luz del mundo por primera vez para ser comprados poco después, y los demás Sigmas como él, eran creados bajo el encargo de un dueño ya seguro…. si, definitivamente era el único androide que había pasado el suficiente tiempo en aquel sitio para preguntarse esa y tantas otras cosas; para desarrollar un fuerte deseo de instruirse aún por encima de lo que los programadores hubiesen podido instalarle como características de pensamiento.

Solo sonrió y se encogió ligeramente de hombros ante las palabras ajenas, no es que se propusiese analizarle de esa forma, pero aquel hombre resultaba curioso en toda su naturaleza; una persona culta, podía notar claramente que lo era, alguien que no silenciaba su opinión y que no tenía miramiento alguno en decirle a quién sea sus verdades en la cara… era es la imagen que el Sigma se hacía del que se perfilaba ahora a ser su dueño. Un hombre terco, si, pero él podía ganarle a esa terquedad con la propia, una persona que podría tener el gusto de cuidar y servir; podía estar casi seguro que quizás, si le hubiesen dado a elegir entre otros dueños y él mismo… posiblemente le hubiese elegido de igual forma.

Si alguna vez lo averiguase, averiguase quien era ella… posiblemente terminaría haciéndolo si viviría con el dentro de muy poco; no dejaba de parecerle extraño el misticismo que aquel nombre envolvía tanto por parte del peliplateado como por parte de la red misma… tal y como si ella hubiese desaparecido sin dejar rastro alguno. Y pudo ver complacencia en su rostro, una agradable complacencia por la tarea realizada por su parte, aunque ciertamente había anunciado que la decisión estuviese tomada ya, sentía aún así un pequeño alivio en poder haberlo hecho correctamente, por su nuevo futuro dueño y por él mismo en realidad.

─ Con gusto. ─fue todo lo que respondo, engalanando sus palabras con una suave sonrisa; con el trabajo que quedaba le ayudo hasta darle a éste un fin apropiado y aunque fuese algo que no había hecho con anterioridad y no fuese en realidad para lo que había sido creado inicialmente, sentía que podría acostumbrarse a ello sin mayor dificultad. Pronto hubieron terminado con todos los pendientes y tras ordenar las últimas fichas en su sitio le vio tomar su portátil para desplazarse hacia la puerta de salida, esperándole frente a ella con una pequeña sonrisa, tras la cual correspondió con un leve movimiento de cabeza, acomodando la silla en la cual se había sentado para finalmente acercarse a él y comenzar a caminar a su lado; cruzando las puertas y encontrándose pronto en el largo pasillo que a simple vista parecía no tener fin─ Son las veinte con cincuenta y ocho minutos… la tienda ha cerrado sus puertas al público, pero probablemente algunos empleados aún permanezcan acomodando las últimas cosas y llenando las últimas formas. ─comentó como alguien que en realidad conocía bastante bien el movimiento del sitio.

Aún resultaba repentino y totalmente inesperado todo aquello, pero caminando a su lado bajo la mirada y le observo desde su punto naturalmente más alto, él le había escogido sin que se le ocurriese a él mismo mencionarlo siquiera, él había visto positiva la idea de tenerle a su lado; podría estarle agradecido por siempre, y por eso sabía que daría lo mejor de sí para cuidarle y ayudarle en todo lo que le fuese posible. Quería estar a su lado… y llevo una mano a posarse suavemente sobre el respaldo de la silla de ruedas; dentro de poco, dentro de muy poco sus días cambiarían de forma drástica, pero cambiarían para bien. De eso podía estar seguro.



• Let me see the truth in your eyes •
avatar
Androide : ¿Eso es posible?

Amo : Victor Ryoma

Pareja : Mmm no.

Mensajes : 47

New User
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: You´ve gotta get up and try {Priv. Victor}

Mensaje por Ryoma Victor el Sáb Nov 22, 2014 10:33 pm

Continúa en el enlace que se muestra a continuación:
Una compra inesperada
avatar
Mensajes : 25

New User
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: You´ve gotta get up and try {Priv. Victor}

Mensaje por Contenido patrocinado

Contenido patrocinado

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.